Cómo tratar la tendinitis rotuliana

tendinitis rotuliana

La terapia de Onda de Choque ofrece una solución simple e inmediata. El paciente tratado siente alivio inmediato después de la primera sesión. La tendinitis rotuliana, conocida como «rodilla de saltador», es la inflamación del tendón rotuliano. Produciendo dolor, sensibilidad y déficit funcional.

¿Qué es la tendinitis rotuliana?

El tendón rotuliano, que conecta la rótula con la tibia, trabaja con los músculos de la parte frontal del muslo para extender la rodilla y permitir el acto de correr, saltar, caminar, etc. Hablamos de tendinitis rotuliana cuando se lesiona este tendón, se sobrecarga.

Esta patología es más común en atletas cuyos deportes implican saltar con frecuencia, como el baloncesto y el voleibol. Aun así, las personas no deportistas también pueden padecerla.

Pronóstico de la enfermedad

No suele ser una lesión grave, pero debe tratarse correctamente para que no derive en algo más.

Síntomas de tendinitis rotuliana

El síntoma principal de la tendinitis rotuliana es el dolor, y puede aparecer al realizar actividad física o tras un entrenamiento intenso; empeorar hasta dificultar la práctica de deporte; o dificultar movimientos diarios (como subir escaleras o levantarse de una silla). También puede haber rigidez en la rodilla, dolor al flexionar o debilidad en la pierna.

Pruebas médicas para tendinitis rotuliana

Para diagnosticar una tendinitis suelen realizarse las siguientes pruebas: 

  • Resonancia magnética: a través de la cual se obtienen imágenes detalladas de la zona que pueden mostrar cambios en el tendón.
  • Ecografía: que usa ondas sonoras para crear una imagen de la rodilla y mostrar los posibles desgarros del tendón.
  • Radiografía: que ayuda a excluir otros problemas óseos relacionados con el dolor de rodilla.

¿Cuáles son las causas de la tendinitis rotuliana?

La tendinitis rotuliana suele estar causada por estrés repetido en el tendón rotuliano. Esto causa desgarros en él que se multiplican con el tiempo provocando dolor por inflación y debilitamiento del tendón. Cuando este dolor persiste durante unas semanas hablamos de tendinopatía.

¿Se puede prevenir?

Para intentar prevenir la tendinopatía rotuliana pueden adoptarse diferentes medidas, tales como:

  • Fortalecer los músculos con ejercicios
  • Mejorar la técnica cuando se realiza deporte
  • No realizar ejercicio cuando se padece dolor

Tratamientos para tendinitis rotuliana

La primera opción es reposo para que el tendón pueda descansar y tomar algún antiinflamatorio. También puede ser necesario valoración por un médico, alguna sesión de fisioterapia o acudir al médico rehabilitador para recibir sesiones de ondas de choque.

¿Cuáles son las ventajas de las ondas de choque?

  • Terapia no invasiva.
  • Alivio rápido del dolor.
  • Mejor recuperación.
  • 90% efectividad según la evidencia científica.

Si te interesa este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese