Espolón calcáneo: tratamiento con ondas de choque

espolón calcando con ondas de choque

¿Sientes dolor al apoyar el talón en el suelo? ¿Cuándo caminas sientes un dolor punzante e intenso, como si estuvieras pisando una piedra? ¿Presentas dolor en la cara posterior del talón que aumenta al caminar? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, es muy posible que estemos hablando de un espolón calcáneo. 

¿Qué es el espolón calcáneo?

El espolón calcáneo se debe a un proceso inflamatorio que se cronifica y se calcifica la inserción tendinosa en el calcáneo y radiográficamente se aprecia como un crecimiento del hueso del talón en forma de pico o lanza. La causa de dicha formación se debe a la excesiva tracción y sobrecarga de la fascia plantar generando unas microrroturas en su inserción y secundariamente un proceso inflamatorio. Esta parte se calcifica formándose un “hueso” o calcificación que provoca un dolor característico en el talón.

Síntomas

Un espolón calcáneo puede presentar distintos signos que alertan de que existe un daño en el talón, pero encontramos uno de ellos que describe especialmente el espolón calcáneo en el pie; es el dolor. Al inflamarse la zona de inserción del tendón en el calcáneo, el dolor se siente intenso y punzante.

El tipo de dolor puede variar dependiendo de las características del espolón calcáneo. Podemos distinguir los siguientes:

  • Espolón calcáneo plantar o espolón de la planta del pie; 

Es un tipo de espolón calcáneo que presenta dolor tipo punzada que oprime, en la planta y que dependen del esfuerzo plantar. Es un tipo de espolón calcáneo que limita las actividades de la vida diaria. El dolor se siente por las mañanas y al retomar la actividad, hasta que el tendón entra en funcionamiento y calor. 

Suele ir precedido de una FASCITIS PLANTAR.

  • Espolón calcáneo superior (Haglund)

La diferencia de este tipo de espolón calcáneo inferior se encuentra en el dolor frecuente que se siente a la palpación del tendón de Aquiles debido al trabajo del tríceps sural. Generalmente, por la presión, el borde superior de la parte posterior del calzado se suele irritar, enrojecer e inflamar. También se le conoce como tendinitis calcificante del Aquiles

Causas del espolón calcáneo

Las causas del espolón calcáneo se produce por una acumulación de calcio, que como consecuencia forma un “hueso” (calcificación de la inserción del tendón), tras soportar un exceso de presión en esa parte del pie durante varios meses. Esta sobrecarga se produce, en la mayoría de las ocasiones, por un aumento de tensión y un proceso inflamatorio de la fascia plantar.

Las personas susceptibles de padecer un espolón calcáneo pueden prestar atención a los siguientes factores que incrementan las probabilidades de dicha patología:

  • Tienen el pie muy arqueado o el pie plano. 
  • Sufren sobrepeso.
  • Corren o practican deporte en superficies muy duras con un calzado inadecuado.
  • Utilizan zapatos muy duros durante tiempos prolongados.

Diagnóstico

El especialista podrá diagnosticar el espolón calcáneo tras conocer los síntomas que nos causa, la exploración clínica y al realizar estudio de imagen (radiografía o ECO) se podrá observar una protuberancia orientada hacia los dedos y que puede variar entre 1 y 5 mm. Es posible, que el médico nos recomiende realizar otras pruebas para descartar otras enfermedades como artritis reumatoide, espondilitis anquilosante o gota.

Tratamiento espolón calcáneo

Los tratamientos para el espolón calcáneo se centran en calmar el dolor intenso en el talón. Los tratamientos para tratar el espolón calcáneo son variados y consisten en:

  • Uso de calzado fisiológico para proporcionar sostén al arco plantar y amortiguación y descarga en el talón, y el reposo relativo evitando la sobrecarga y las actividades que agraven el dolor.
  • Las férulas nocturnas y los ejercicios de estiramientos.
  • Tratamiento antiinflamatorio.
  • Técnicas físicas como la aplicación de hielo, ultrasonidos, laserterapia o laser de alta intensidad, corrientes, vendajes, entre otros.
  • Tratamiento con ondas de choque para el espolón calcáneo y la fascitis plantar; resulta ser una de las técnicas más efectivas para calmar el dolor en el talón.
  • Tratamiento ortopodológico mediante el uso de plantillas biomecánicas, para corregir una mala pisada. Un análisis o estudio de la pisada ayudará a conocer la biomecánica del deportista.
  • Tratamiento quirúrgico; nuestro especialista podrá considerarlo cuando ninguno de los anteriores sea eficaz.

Ondas de choque para el espolón calcáneo y la fascitis plantar

¿Qué son las ondas de choque? es una onda acústica focal portadora de mucha energía que se dirige a los puntos dolorosos y tejidos musculo-esqueléticos en situación de dolor agudo y crónico. Estas ondas se caracterizan por un cambio de presión, de corta periodicidad, pero de gran amplitud. La energía se transfiere desde el aplicador de la onda adentrándose en el tejido.

El estímulo mecánico que se produce desencadena una reacción bioquímica que tiene como consecuencia el aumento de la vascularización y la regeneración de células dañadas. Los efectos que producen las ondas de choque son varios:

  • Analgesia.
  • Efecto antiinflamatorio.
  • Activación de la angiogénesis.
  • Fragmentación de calcificaciones.
  • Cambios de forma y biomecánico de los tendones.

El médico rehabilitador antes de usar un tratamiento con ondas de choque confirmará la existencia de un espolón calcáneo y/o fascitis plantar de manera precisa, para conocer el tamaño del espolón, la sensibilidad del paciente y el grosor de la grasa plantar y pautar número se sesiones de tratamiento, el número de impactos a realizar por sesión y la intensidad de estos.

Si te interesa este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese