Qué patologías se pueden tratar con ondas de choque: efectos

patologias para tratar con ondas de choque

Las ondas de choque, como hemos explicado en artículos anteriores, son ondas acústicas de alta frecuencia y energía, muy parecidos a ultrasonidos, pero de mayor frecuencia y densidad, que son aplicados por un médico rehabilitador especializado en el tejido lesionado para recuperarlo. Es una técnica que utilizamos en Goniomedic para conseguir el bienestar de nuestros pacientes. Las ondas de choque son un excelente recuperador de lesiones y en este artículo te contamos qué patologías se pueden tratar con ondas de choque.

Qué patologías se pueden tratar con ondas de choque

Existen numerosas patologías que se pueden tratar con ondas de choque, ya que son una gran alternativa cuando la fisioterapia y la medicina convencional no consiguen los resultados esperados:

Tendinosis del manguito de los rotadores

El manguito de los rotadores pertenece a un grupo de músculos y tendones que van unidos a los huesos de la articulación del hombro, favoreciendo el movimiento y manteniéndolo estable. 

  • La tendinitis del manguito de los rotadores ocurre con la irritación de estos tendones e inflamación de la bursa (una capa normalmente lisa) que recubre dichos tendones.
  • Un desgarro en el manguito de los rotadores ocurre cuando uno de los tendones se desprende del hueso a raíz de una sobrecarga o lesión.

Epicondilosis lateral y medial (“codo de tenista” y “codo de golfista”)

  • Codo de tenista (epicondilitis lateral)

El codo de tenista ocurre en el epicóndilo que es el área donde los músculos del antebrazo se unen al hueso lateral del codo. La causa de la lesión es el uso excesivo de estos músculos, ocurre generalmente en deportes como el tenis, donde se fuerza la extensión o rotación de la muñeca o/y la mano. 

  • Codo de golfista (epicondilitis media)  

El codo de golfista es muy parecido al codo de tenista, pero menos frecuente. Se debe al uso excesivo de los músculos que el golfista utiliza para cerrar los puños.

Tendinosis rotuliana y cuadricipital

La tendinitis cuadricipital es una inflamación de la inserción del cuádriceps, el músculo del muslo anterior, encargado de estabilizador la rodilla. Forma parte del grupo de tendinopatías de la rodilla y con más frecuencia se encuentra en el borde exterior. La función del cuádriceps es conectar los músculos grandes del muslo con el fémur. Y a diferencia de la tendinosis rotuliana, que necesita cirugía, para aliviarla y prevenir la degeneración de la inflamación del tendón nos permite recurrir a otra serie de tratamientos.

Fascitis plantar con o sin espolón calcáneo.

La fascitis plantar es una patología autolimitante caracterizada por ser una de las afecciones que con más frecuencia produce dolor en el talón en adultos. La fascia plantar es una banda de tejido conectivo localizada en la planta del pie que se origina en el talón y se inserta en la falange de los dedos. La fascitis plantar es la causa de la inflamación de las bandas en la planta del pie. 

Tendinosis aquilea

La tendinitis del tendón de Aquiles, también conocida como tendiosis aquílea, es una de las lesiones más frecuentes en las personas que realizan deporte. La tendinitis aquílea se produce por una inflamación del tendón aquíleo y generalmente es transitoria. El tendón de Aquiles es el tendón más fuerte y resistente de nuestro cuerpo. Es una degeneración que produce una alteración en la estructura del tendón. El síntoma más característico es el dolor que comenzará siendo muy leve y se percibirá sobre todo al final del entrenamiento o al estar en reposo y volver a retomar el ejercicio.

Calcificaciones del tendón supraespinoso.

Llamada también “Periartritis Calcificante del tendón del supraespinoso”, es un proceso patológico que se origina a nivel del tendón del músculo supraespinoso. Es uno de los músculos que forma parte del manguito rotador, siendo un conjunto de músculos y tendones que cubren la cabeza del húmero (en la zona del hombro) y participan en su movimiento.

El proceso de calcificación ocurre por la formación de depósitos o nódulos cálcicos dentro de los tendones rotadores del hombro. El tendón más afectado es el músculo supraespinoso.

Además, las ondas de choque también se recomiendan usar en problemas de consolidación ósea, úlceras cutáneas, osteocondritis disecante, lesiones musculares etc.

En Goniomedic apostamos por las Ondas de choque como alternativa a la cirugía en todas las personas que, tras el tratamiento conservador continúan con molestias, siempre respetando las contraindicaciones de cualquier terapia.

Qué efectos producen las ondas de choque

efectos de las patologia que pueden tratarse con ondas de choque

Los efectos en las patologías que se pueden tratar con ondas de choque son reacciones biológicas, destacando un efecto analgésico temporal y una regeneración tisular paralela.

  • Efecto analgésico: El efecto analgésico se consigue por la inhibición de la Sustancia P. La sustancia P es un neuropéptido que actúa como neuromodulador y neurotrasmisor del dolor.
  • Regeneración tisular: La regeneración tisular se produce a corto plazo por el aumento de la irrigación sanguínea y la formación posterior de factores de crecimiento autólogos y de células madre.

Qué patologías no se pueden tratar con ondas de choque

Existen contraindicaciones para el uso de las ondas de choque en determinadas patologías y pacientes con: 

  • Marcapasos
  • Trastornos de la coagulación
  • En periodo de gestación
  • Inmadurez esquelética
  • Infecciones del tejido afectado
  • Neoplasias primarias o metastásicas
  • Polineuritis desmielinizantes.

Las contraindicaciones para el uso de las ondas de choque en niños se centran en actuar con la máxima precaución evitando los núcleos de crecimiento.

Si te interesa este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese