Tratamiento de ondas de choque para las cicatrices patológicas

cicatrices patológicas

Cuando sufrimos una herida en la piel por un traumatismo o tipo de cirugía, ésta debe cerrarse y comenzar un proceso de cicatrización. A veces, estas heridas no cicatrizan como deberían y tienen que ser ayudadas por un médico rehabilitador y técnicas como las ondas de choque para mejorar esa cicatrización y su estética.

Cuando esas heridas no cicatrizan bien y se altera la morfología de la cicatriz se conoce como cicatrices patológicas. Suelen aparecer cuando en el proceso de cicatrización de la herida ha existido algún tipo de trastorno en el mismo.

Procesos de la cicatrización

  • Hemostasia, o coagulación.

La primera reacción que tiene el organismo para detener la hemorragia sucedida por la rotura de la piel, es decir, por la propia herida, es coagular la sangre a través del sistema de reparación de emergencia del cuerpo.

Las plaquetas utilizan el colágeno para crear una especie de tapón y que el coágulo creado por el sistema de reparación sea estable.

  • Inflamación

El cuerpo tiene que defenderse de los elementos externos que han podido tener contacto con la herida y que pueden infectarla. Por ello, se inflama y se eliminan las bacterias que puedan estar en el cauce de la herida.

Esas bacterias son eliminadas por los glóbulos blancos y se van reproduciendo hasta los 2 días siguientes de haberse producido la herida. Los seres humanos solemos notar este proceso ya que suele presentarse en forma de calor y dolor y de enrojecimiento de la zona.

  • Proliferación

La herida debe comenzar a cubrirse y a regenerar el tejido que se ha dañado, esta etapa pasa por distintas fases que hacen que comience el proceso de cicatrización. Dependiendo de la tensión creada en la herida y de cómo los márgenes de la herida comiencen a contraerse y a estirarse, la cicatriz comenzará a tomar una forma u otra.

  • Maduración

Este proceso puede ser bastante corto o no, ya que la cicatrización de la herida puede madurar entre los 21 días y los dos años desde que comienza este proceso. Es aquí cuando el colágeno trabaja más para poder regenerar el tejido dañado, dando paso a la ganancia de fuerza en el lugar de la herida.

Qué factores intervienen en las cicatrices patológicas

Existen diversos factores por los que una herida no cicatriza de manera correcta y completamente ‘limpia’. Es aquí donde comienzan los trastornos cicatriciales de muchos pacientes. 

Por un lado, puede haber existido algún tipo de anomalía en alguno de los procesos anteriormente mencionados. Estas anomalías pueden aparecer debido a factores internos del propio paciente o sistémicos.

En este proceso pueden intervenir la humedad, la infección de la propia herida o incluso si la persona es fumadora. También pueden intervenir factores como el estado nutricional del paciente, su tipo de cuerpo, la ingesta de ciertos fármacos como los esteroides…

El tratamiento de ondas de choque para la recuperación de las cicatrices patológicas

Ya sabemos que las cicatrices patológicas son aquellas que han tenido algún tipo de anomalía en su cicatrización. Dando lugar a cicatrices grandes enrojecidas, abultadas retraídas y dolorosas (cicatrices hipertróficas y queloides). Es por ello que el tratamiento con ondas de choque ayudara a mejorar y normalizar el tejido cicatricial, mejorando estéticamente y reduciendo las molestias de las cicatrices patológicas. Estas pueden ser las razones para consultar en Goniomedic y recibir los beneficios de las ondas de choque en las cicatrices patológicas.

Existen distintos tipos de ondas de choque para tratar de forma distinta cada patología, como ya os hablamos en Goniomedic. Y, hoy, venimos a contarte cómo podemos mejorar la estética de esas cicatrices con las ondas de choque.

Las ondas de choque tratan de regenerar el tejido dañado a través de un generador electromagnético.

Lo que se consigue con este tratamiento de ondas de choque es la estimulación del tejido para así conseguir una regeneración a través de aumentar la migración celular y la vascularización de la zona. De esta manera, se puede conseguir la normalización de esa cicatriz patológica o, al menos, de gran parte de ella.

Para evitar pasar de nuevo por un quirófano o por una cirugía ambulatoria para la mejora de esa cicatriz, en la que en muchos de los casos suele estar contraindicada por existir la posibilidad de reincidir el fenómeno, como alternativa estas terapias de ondas de choque pueden mejorar en aspecto y las molestias de las cicatrices patológicas.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la terapia de ondas de choque

Como en todo procedimiento clínico, existen ciertos posibles efectos secundarios derivados del tratamiento. En el caso de los efectos secundarios de las ondas de choque podríamos encontrarnos con un dolor transitorio producido, sobre todo en el momento de aplicarse.

También nos podemos encontrar un enrojecimiento de la zona, muy poco frecuentes son las migrañas, náuseas y, en menor medida, síncope. Y, para evitar algunos de estos posibles efectos secundarios que pudieran aparecer, deberemos tener en cuenta en qué circunstancias no se debe realizar una terapia con ondas de choque.

No debemos realizar un tratamiento de este tipo si existe algún tipo de tumor en la zona del tratamiento, implantes electrónicos o marcapasos. Tampoco deberemos aplicarlo en la cabeza, en zonas próximas a los pulmones, en las gónadas, ni debe aplicarse sobre niños, mujeres embarazadas o si el paciente sufre de hemofilia.

Si te interesa este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese