Cómo podemos tratar la trocanteritis con ondas de choque

ondas de choque para trocanteritis

Cuando una persona siente dolores en la cadera, es un síntoma de múltiples factores que deben ser asociados y estudiados para ver qué es lo que realmente está produciendo ese dolor y así poder regenerar aquello que se haya podido dañar. Una de las causas que pueden provocar dolor de cadera puede ser la trocanteritis y uno de los mejores tratamientos son las ondas de choque. En Goniomedic conocemos cómo poder tratar y aliviar los síntomas derivados de la trocanteritis.

Como ya sabéis a los profesionales de la salud nos encanta ponerle nombres complicados a todas las patologías, pero es que estas patologías siempre vienen nombradas por el propio hueso, órgano, músculo…

La trocanteritis es la patología que sufre la persona cuando trocánter y los tendones que en el se insertan, se inflama y hace que tengamos dolores a lo largo de las extremidades que nos dejan con una limitación importante al no poder caminar o apoyarnos con normalidad.

¿Qué es el trocánter y por qué se produce la trocanteritis?

El trocánter es un saliente óseo que tiene el fémur en su parte más alta. No llega a ser una articulación pero sí es una especie de cuello de botella o de embudo que sirve para unir varios tendones musculares que permiten la movilidad de las extremidades inferiores.

Uno de los músculos más importantes que se insertan en el trocánter son los glúteos. Los glúteos sirven para que la cadera mantenga su estabilidad cuando la persona camina y se encuentra la cadera apoyada únicamente en una sola pierna cuando estamos en marcha.

Por lo que el trocánter cumple una función esencial para poder caminar, pues no solo se inserta el glúteo sino más músculos que intervienen para poder deambular. Por ello, padecer de una inflamación del trocánter y sufrir de trocanteritis puede ser algo complejo.

Diagnóstico de la trocanteritis

Como ya hemos mencionado, una de las zonas más importantes del cuerpo humano es el trocánter. El que una persona padezca de ciertos dolores en la zona no tiene por qué ser provocado por una trocanteritis; existen otras patologías que pueden provocar unos efectos similares a la trocanteritis.

La trocanteritis es la inflamación del lugar donde los músculos de las extremidades se insertan en el fémur.

Sabiendo esto, debemos conocer que también existen otras patologías muy parecidas a la trocanteritis pero que nada tienen que ver con ella. Como por ejemplo, la bursitis trocantérea, la cual es la inflamación de la bolsa que evita que la presión entre los huesos acabe ocasionando una herida.

Tampoco debemos confundirla con el síndrome cutáneo femoral lateral (o demoro-cutáneo), que se trata de una patología que produce dolor en un nervio que nada más que es sensitivo (nervio femoro-cutáneo) y no cumple absolutamente ninguna función motora.

Por lo que es importante que acudas a profesionales de la salud experimentados y con la última tecnología disponible como con la que contamos en Goniomedic.

Tratamiento de la trocanteritis con ondas de choque focales

La trocanteritis se puede tratar de diversas maneras. Es cierto que cuando comenzamos a notar los dolores, el profesional de la salud que visitemos nos receterá antiinflamatorios no esteroides como el uso de cremas antiinflamatorias. Esto en un principio es la mejor solución para comenzar a rebajar los picos de dolor que podamos sufrir pero es importante que todas las lesiones del aparato locomotor se traten de manera directa y con tratamientos de regeneración de tejidos para que todo vuelva a acabar en su sitio.

Una de las últimas técnicas utilizadas para tratar la trocanteritis es el uso de las ondas de choque focales. Como ya sabemos, las ondas de choque sirven para conseguir una estimulación de los tejidos para que se regeneren de una forma más rápida, efectiva, eficiente y eficaz.

¿Por qué las ondas de choque focales son un gran tratamiento para la trocanteritis?

Las ondas de choque focales trabajan de forma directa la lesión. Esto consigue que podamos tratar la zona sin perder energías en que también esté afectando a otras contiguas. De esta manera, las ondas de choque para tratar la trocanteritis consiguen que:

  • Se regeneren los tejidos y se estimule la producción de colágeno en la zona.
  • Se inhiban los componentes que favorecen la inflamación.
  • Se aumente el riego sanguíneo.
  • Se disminuya el dolor en la primera sesión gracias al efecto antiinflamatorio inmediato de las ondas de choque.
  • Se recupere más rápido la movilidad gracias a tratar de forma directa los puntos gatillo que se están viendo afectados y no permiten la movilidad.

Si te interesa este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese