Tratamiento de ondas de choque para la epicondilitis

epicondilitis

¿Qué es la epicondilitis?

La epicondilitis es conocida también como codo de tenista, al ser una de las lesiones más frecuentes en los deportes de raqueta o pala. El codo de tenista o epicondilitis es la inflamación de los tendones que se insertan en el epicóndilo del codo o epicondíleos, que son los que unen la musculatura del antebrazo y de la mano con el epicóndilo en la cara lateral externa del codo, siendo esta musculatura la encargada de controlar los principales movimientos de extensión y supinación de la muñeca/mano. El uso continuado de estos músculos produce pequeñas micro lesiones en el tendón. Con el paso del tiempo se produce una inflamación e irritación y dolor en la zona. Cualquier ejercicio que nos obligue a llevar a cabo un movimiento de torsión y/o extensión repetitiva de la muñeca nos podrá causar una epicondilitis. 

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de sufrir una epicondilitis pueden ser:

  • La edad. La epicondilitis puede afectar a las personas de todas las edades, pero es más frecuente, que ocurra en adultos entre los 30 y los 50 años.
  • La profesión. La ocupación que tengamos puede influir si implica movimientos repetitivos de la muñeca y del brazo.
  • La actividad física que realicemos; si son deportes de raqueta tendremos un mayor riesgo de sufrir codo de tenista, sobre todo si nos falta técnica y el golpe es inadecuado. 

Síntomas de la epicondilitis

Las personas con epicondilitis o codo del tenista describen un dolor que puede irradiarse desde el exterior del codo hacia el antebrazo y la muñeca. El dolor puede dificultar la realización de tareas como: dar la mano; sujetar objetos; girar el pomo de una puerta; sostener un vaso. 

Los síntomas característicos de una epicondilitis son:

  • Dolor al sujetar objetos o agarrar objetos.
  • Falta de fuerza en el antebrazo.
  • Dolor a la presión en el codo en los puntos de inserción de los tendones.
  • Impotencia funcional.

El dolor de la epicondilitis suele disminuir e incluso desaparece durante la noche. 

Causas de la epicondilitis

La epicondilitis es una lesión músculo-tendinosa que se produce al realizar un movimiento repetitivo. La causa de la epicondilitis es la contracción reiterada de los músculos del antebrazo que utilizamos para extender y elevar nuestra mano y la muñeca. Como decimos, los movimientos repetidos y el sobreesfuerzo que realizan los tejidos puede producir pequeños desgarros de los tendones que conectan los músculos del antebrazo a la prominencia ósea en la parte exterior del codo.

La epicondilitis es denominada codo del tenista porque al jugar al tenis sin técnica solemos realizar un uso repetido del golpe de revés de forma inadecuada, y esto es una de las causas frecuentes que tiene como consecuencia la lesión de codo del tenista. Sin embargo, existen muchos otros movimientos frecuentes que pueden causar la epicondilitis o codo del tenista, como:

  • Pintar.
  • Atornillar y destornillar.
  • Cortar ingredientes para cocinar, sobre todo la carne.
  • Uso repetitivo del ratón del ordenador.

Diagnóstico 

El médico rehabilitador u otro especialista durante el examen físico, valorará la movilidad del codo, palpará la zona dañada y observará el estado de la lesión colocando el codo, la muñeca y los dedos en distintas posiciones, pidiendo que realice algunas maniobras contraresistencia.

En la mayoría de los casos, la historia clínica y el examen físico aportan al médico rehabilitador suficiente información para poder realizar un diagnóstico de epicondilitis o codo de tenista. Aunque, si el especialista creyera que la causa de los síntomas puede ser otra distinta de una epicondilitis, es muy posible que realice una radiografía u otras pruebas de diagnóstico por imágenes como ecografía. Especialmente en aquellos casos tendentes a la cronicidad donde se puedan apreciar micro-calcificaciones tendinosas.

Tratamiento de la epicondilitis con ondas de choque

La recuperación de la epicondilitis o codo de tenista con frecuencia mejora por sí solo, antes de seguir ningún tratamiento. En los casos de que los medicamentos y otros cuidados para aliviar el dolor no ayuden, deberá ser el especialista quien recomiende las medidas oportunas; como fisioterapia, ondas de choque, o incluso, en los casos más graves, cirugía. A continuación, detallamos los tratamientos más utilizados para recuperar una lesión de epicondilitis:

Terapia. Si la causa del dolor de la epicondilitis se relaciona con el tenis, el médico podría recomendarte seguir indicaciones de un experto, para corregir tu técnica y reducir la tensión sobre el tejido lesionado.

Fisioterapia. En la mayoría de los casos la fisioterapia puede ayudarte aliviar el dolor y la recuperación. Con electroterapia, estiramientos musculares, relajación muscular y ejercicios para estirar y fortalecer gradualmente los músculos, en particular los músculos de los antebrazos.

Tenotomía ultrasónica. Es una técnica que se lleva a cabo con la guía de una ecografía, el especialista introduce una aguja en la parte dañada del tendón, mediante la energía ultrasónica se consigue una vibración que licua el tejido dañado y puede succionarse.

Cirugía. Si los síntomas no mejoran después de 6 a 12 meses de llevar a cabo un tratamiento no quirúrgico, puede que el especialista le recomiende llevar a cabo una cirugía para extirpar el tejido dañado.

Tratamiento con ondas de choqueLos diversos estudios sobre las ondas de choque nos demuestran que las ondas de choque es una técnica que está emergiendo y desarrollándose cada vez más y que, dada la seguridad de su aplicación, tiene más beneficios que riesgos para nuestros pacientes.

El tratamiento con ondas de choque para una epicondilitis, sobre todo si existen microcalcificaciones tendinosas, puede ser aplicado en conjunto con otras técnicas de tratamiento fisioterapéutico y/o de manera individualizada, teniendo en cuenta las características de la lesión y del paciente se podrá dosificar adecuadamente. Las ondas de choque son muy útiles para tratar y aliviar el dolor provocado por una epicondilitis. En Goniomedic contamos con profesionales especializados en el tratamiento con ondas de choque y tecnología mas innovadora del mercado. Tu salud y bienestar es lo primero para nosotros.

Si te interesa este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese