Los beneficios de las ondas de choque en rehabilitación

ondas de choque en rehabilitación

Como ya sabemos, las ondas de choque tienen múltiples beneficios. Esto le confiere unas propiedades de las que la medicina de rehabilitación puede aprovecharse de las ondas de choque. De esta manera, la tecnología ayuda a los profesionales de la rehabilitación y a la mejora de la calidad de vida de sus propios pacientes.

Lo que es cierto, es que las ondas de choque se deben utilizar teniendo una formación necesaria para aplicarlas, conocer las indicaciones-contraindicaciones, de qué manera y qué tipos de ondas de choque. Ya que existen distintos tipos de ondas de choque que servirán para patologías completamente distintas.

Es por ello que en Goniomedic, el Dr. José Manuel Sánchez Castaño está especializado en Medicina Física y Rehabilitaciónse dedicará a estudiar la patología concreta del paciente para así poder utilizar el mejor tratamiento posible para mejorar la calidad de vida de su paciente.

¿Qué son las ondas de choque en rehabilitación?

En multitud de ocasiones, creemos que la rehabilitación es ‘simplemente’ solucionar aquellas patologías y afecciones del aparato locomotor que podamos estar sufriendo; ya sea de manera congénita, adquirida o crónica.

Por un lado, la rehabilitación en Goniomedic la encontraremos en patologías del aparato locomotor (traumatológicas, degenerativas reumáticas, patologías respiratorias y patologías neurológicas). Aunque es cierto que en las ondas de choque nos centraremos en las patologías del aparato locomotor (traumatológicas, degenerativas y en las patologías reumáticas.

Las ondas de choque en la rehabilitación hacen que los tratamientos sean mucho más efectivos.

¿Por qué las ondas de choque hacen que los tratamientos de fisioterapia sean más efectivos?

En primer lugar, las ondas de choque son un tratamiento que lleva muchísimos años utilizándose, experimentándose y mejorándose. En concreto, ya en la década de los ’60, comenzábamos a utilizar las ondas de choque para mejorar la cicatrización y la rehabilitación de los soldados que eran impactados por proyectiles de alta velocidad.

El funcionamiento de las ondas de choque es bastante sencillo. Lo que ocurre en este tratamiento es que se envían ondas acústicas o sónicas a altas presiones y, a continuación, y casi sin que pase el tiempo, bajar esa alta presión hasta niveles completamente ínfimos, e incluso a niveles de presión negativa.

Gracias a realizar esto sobre la musculatura, tendones, huesos u otros tejidos de una persona, conseguimos que el flujo sanguíneo se acelere. De esta manera, se consigue que los recursos naturales del propio cuerpo para curar, lleguen de manera más rápida a la zona afectada.

No solo esto, sino que las propias ondas de choque al acelerar ese flujo de sangre, consigue que se formen nuevos vasos sanguíneos. Estos vasos complementarán el flujo sanguíneo en la zona y compensará aquellos que se hayan podido romper por culpa de la patología.

Las ondas de choque pueden inhibir los dolores de forma inmediata

En multitud de ocasiones, algunas técnicas de fisioterapia para poder mejorar la zona afectada, son dolorosas. Es por ello que la utilización de las ondas de choque sirve para poder usar esas técnicas sin que la persona paciente sufra de una sesión traumatizante.

Y es que el tratamiento con ondas de choque disminuye las terminaciones nerviosas que provocan el dolor de la patología que sufrimos. Es por ello que la sensación analgésica del dolor en el momento de aplicar las ondas de choque puede ser casi inmediata.

También sucede esto gracias a la motivación del flujo sanguíneo que anteriormente mencionábamos, y la estimulación del crecimiento celular que conlleva ese aumento de flujo sanguíneo en la zona.

De hecho, podríamos hablar de rehabilitación cuando queremos tratar esas cicatrices que se han creado con formas peculiares. Porque las ondas de choque pueden servir para mejorar el aspecto de esas cicatrices.

Las ondas de choque en la rehabilitación ayudan a que las patologías no se acentúen

Como ya sabemos, cuando sufrimos de ciertas patologías, éstas pueden ir empeorando si no se realiza la rehabilitación y el tratamiento correcto. O incluso, si ese tratamiento es demasiado fuerte o demasiado flojo para lo que nos puede estar ocurriendo.

Las ondas de choque, al poder trabajar de forma directa con la patología, ya que éstas llegan a las zonas a las que no podríamos acceder desde el exterior de manera fácil, ayudan a mejorar la recuperación de la zona.

Gracias a recuperar ese tejido dañado, ayudamos a que no se dañen los tejidos que nos encontramos alrededor.

Lo que está claro, es que en Goniomedic siempre buscaremos el atenderte con los mejores criterios profesionales de la Medicina Física y de Rehabilitación y con la última tecnología disponible para mejorar la calidad de tu vida.

Si te interesa este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese